Anento 2010

Durante el sitio que Pedro el Cruel montó contra el fuerte de Daroca, un caballero con casco y un águila blanca en el lugar de penacho, defendió el torreón que lleva este nombre con tal bravura que el rey de Castilla tuvo que desistir del asalto.

Entonces Pedro I decidió tomar primero el castillo de Báguena (lugar próximo a Anento), y allí se dirigió con sus huestes. Pero el caballero del Águila Blanca se adelantó al rey castellano y se aprestó a defender ahora el fuerte de Báguena. Cuando llego Pedro I, conminó a los defensores a entregarse antes de que prendiera fuego al castilllo; el caballero contestó: “Señor, antes prefiero morir que ser traidor”. Las llamas destruyeron el castillo, muriendo dentro el alcaide con todos los suyos. Entonces se descubrió que el alcaide del castillo de Báguena, Miguel de Bernabé, no era otro que el caballero del Águila Blanca.

Pedro IV concedió a los descendientes de Bernabé el escudo de armas en el que representa un castillo en llamas y a un guerrero que lleva en sus manos un puñal y las llaves del castillo. Este escudo tiene numerosas varientes y se encuentra diseminado por los pueblos de la antigua comunidad de aldeas de Daroca.